Algoritmos de twitter salvan vidas

ruby Crisis como el último tifón que asola Filipinas llevan a los ciudadanos afectados a recabar toda la información posible con todos los medios a su alcance. La radio, la televisión o internet son la base para evaluar diferentes alternativas de supervivencia: ponerse a cubierto, huir o actuar adoptando medidas encaminadas a salvar sus vidas.  Aunque el pánico puede actuar el contra, la mayoría de la gente tiene reacciones rápidas, calmadas y efectivas y separa la información relevante de la que no lo es, señala el científico Carlos Castillo,  del Instituto de Investigación de Ciencias de la Computación de Qatar.

Castillo habla del papel de las redes sociales en una emergencia, de cómo Twitter se corrige a si mismo cuando la información es falsa y de la distintas formas de verificar información utilizando distintas fuentes. El científico señala también que los afectados por un desastre no se compartan con el pánico y el desorden que se suele ver en las películas y pone como ejemplo el vuelo 30 de Qantas en 2008 , donde los pasajeros  oyeron un fuerte ruido, vieron caer las mascarillas de oxígeno y el avión precipitarse hacia el suelo. “Nadie entró en pánico, no hubo gritos. No era la típica escena de una película. Todo el mundo escuchó las instrucciones del personal de cabina”, señaló un pasajero.

“La gente no es sólo eficaz a la hora de salvar su vida sino la de otros, señala Castillo. La mayoría de los rescates en el período inmediatamente posterior a un desastre no son realizados por los bomberos o el personal de emergencia profesional: es la gente directamente afectada por un desastre los que toman medidas decisivas y quienes son, de hecho, los primeros en responder.”

Las redes sociales, parte del kit de desastres

Castillo considera normal que las redes sociales se hayan extendido y que desarrollen un papel cada vez más importante en las emergencias, “incluidos los desastres naturales y artificiales.”

‘Comando y Control’ vs ‘compromiso y escuchar’

El científico entiende que las autoridades usan las redes sociales como un canal más para distribuir información, siguiendo el modelo tradicional de comando y control. Es decir, empujan la información del mismo modo que usan los canales tradicionales, en detrimento de la capacidad interactiva de las redes sociales y de las posibilidades de escuchar las necesidades de los ciudadanos afectados por la catástrofe.

“Se espera que las autoridades  oficiales proporcionen instrucciones a una población desinformada y pasiva”, señala Castillo.

 cdo cruz rojaCruz Roja Americana y OCHA, pioneras

El modelo de Cruz Roja de Estados Unidos con la creación del Centro de Operaciones Digitales para monitorear las redes sociales y para responder a las preguntas de los ciudadanos es la nueva forma de comunicar con la población en caso de desastre.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) es otro ejemplo de cómo utilizar las redes sociales para extraer información y ayudar a la población en casos de desastres.

FEMA y el Gobierno de Filipinas, buenas prácticas gubernamentales

“A nivel gubernamental, la estrategia de respuesta a los desastres, tanto de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) en los EE.UU. y el gobierno de Filipinas incluyen medios de comunicación social, el último incluso elige un hashtag “oficial” que se utilizará para cada evento crisis de ancho”, recuerda Castilo en el digital Aljazeera.

nyc“A un nivel más local, la cuentas de Twitter para las oficinas de gestión de emergencias de Nueva York (@NYCOEM) y San Francisco (@SF_Emergency) a menudo responde a la pregunta de la audiencia a través de Twitter (mi compañero de trabajo Patrick Meier lo cuenta a menudo en su blog)

El diluvio de datos de medios sociales

El uso de las redes sociales se dispara en las zonas afectadas por un desastre y suele alcanzar miles de publicaciones y cientos de imágenes por minuto, hasta el punto de que podríamos leer datos sobre un terremoto antes de que nos alcance.

El enorme volumen de datos y la velocidad a la que se distribuyen dificulta el proceso de interpretación  de la realidad. A esta desventaja hay que unir la autenticidad y veracidad de los mensajes de las redes sociales, que se asume como menos confiable que las fuentes tradicionales de información por el anonimato de las fuentes.

Redes sociales y rumores

“Nadie está libre de cometer errores, incluyendo los medios de comunicación tradicionales (CBS como cuando recientemente informó sobre un “tornado de lado”), señala Castillo. En particular durante las emergencias, los falsos rumores se propagan por personas a menudo bien intencionadas que simplemente sopesan el riesgo asociado de difundir información no contrastada frente a la posibilidad de salvar la vida difundiendo esos datos”.

“El hecho de que muchos usuarios compartan información sin verificar puede ser una desventaja de los medios de comunicación participativa y social, pero es lo que hace que estos medios sean tan rápidos. Prohibir a los usuarios difundir “noticias falsas” puede ser peligroso en la cara de una crisis, ya que también podría disuadirlos de difundir la verdadera noticia”, explica.

La capacidad para difundir información no verificada durante una emergencia es una capacidad clave de las redes sociales y que puede salvar vidas. Durante una crisis, la gente no toma las principales decisiones sobre la base de una sola fuente, sino que  contrastar la información de diferentes fuentes. Además, los rumores en línea son auto-corregidos en  gran medida, y la gente cuestiona y corrige las noticias de redes sociales que considera dudosas o falsas, en su opinión.

vost-VOST para parar rumores

Los equipos de voluntarios digitales entienden, no obstante, que los rumores deben ser atajados a la mayor brevedad posible para evitar  males mayores, tal como explica en esta entrevista la directora de iRescate y portavoz de @vostESPAÑA,  @MariaLuisaMoreo y el experto en comunicación de crisis, @LuisSerranoR aquí.

Crisis Computing para filtrar datos.

Los métodos computacionales pueden contribuir a filtrar rápidamente y a clasificar y agregar grandes volúmenes de datos de redes sociales en desastres, siempre que se disponga de la tecnología necesaria. A día de hoy se han publicado más de 150 artículos de investigación sobre los algoritmos para el procesamiento de medios de comunicación social durante las crisis.

Hasta el momento esta tecnología se ha centrado en la recolección de datos relevantes de crisis, detección de acontecimientos y eventos secundarios, información de georreferenciación Determinar la credibilidad de la información  clasificar la información en categorías, visualizar las necesidades de poblaciones afectadas en el tiempo y el espacio, y generar  resúmenes automáticos y timelines automáticos de una crisis en desarrollo basado en millones de post. “Todo esto en el corto período de tiempo disponibles durante una emergencia”, indica Castillo.

La solución pasa por combinar la computación con la inteligencia humana.

La clave para una nueva ola de métodos computacionales para el procesamiento de datos de medios sociales son las personas mismas. Los métodos híbridos combinan la inteligencia de una máquina con la inteligencia humana y el empleo de voluntarios digitales junto con la inteligencia artificial (aprendizaje automático), señala Castillo.

“Estos métodos son fiables para dar sentido a los datos ambiguos, algo que los humanos hacen algo mucho mejor que las máquinas, y para hacer frente a grandes volúmenes de datos de forma determinista y fiable, algo que la maquinaria hace mucho mejor que los humanos”, concluye.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)