Análisis datos cambia respuesta humanitaria, señala OCHA

(Fte: WFP/Gregory Barrow)

(Fte: WFP/Gregory Barrow)

Las poblaciones afectadas por un desastre pueden ser ayudadas o perjudicadas por el uso de datos. Garantizar la seguridad de datos adecuada, unas normas éticas, y la protección de la privacidad es responsabilidad colectiva de la totalidad del ecosistema de datos en respuesta humanitaria. El análisis de datos proporciona oportunidades sin precedentes para innovar y para ayudar  a mejorar a las poblaciones afectadas. Ejemplos son el uso de las redes sociales para identificar necesidades de un desastre natural, como el tifón Hagupit  en Filipinas (2014), o la implementación de heramientas de estudio móviles en Nepal tras los terremotos (2015)  para evaluar más rápido la situación tras el terremoto.

El ecosistema de datos digitales incluye los registros de teléfonos móviles, mensajes de redes sociales, imágenes de satélite, datos de los sensores, las transacciones financieras y otros flujos de datos que forman una cada vez más densa red de información sobre las comunidades y contextos afectados por la crisis.

Las llamadas a las estaciones de radio pueden revelar las percepciones locales de ayuda internacional. Del mismo modo, los mensajes de las redes sociales y los medios de noticias en línea pueden mejorar la comprensión de las necesidades locales. Las redes sociales locales también pueden dar pistas acerca de las capacidades de hospitales y otras infraestructuras.

El registros de detalles de llamadas pueden complementar los conocimientos locales sobre los movimientos de población para ayudar a la distribución de ayuda sobre plano. “El análisis de datos es el punto de partida para situar a la gente en el centro y cambiar el enfoque desde el reparto de suministros a considerar los riesgos de los más vulnerables”, indica el informe de la secretaria general para la cumbre mundial humanitaria “Una humanidad, Responsabilidad compartida”, 2016.

No obstante, la ambigüedad y los riesgos potenciales pueden ser particularmente problemáticos en crisis que se desarrollan a gran velocidad o en situaciones de desastre.

Áreas con más posibilidades de mejorar su respuesta ante emergencias (Fte: OCHA)

Áreas con más posibilidades de mejorar su respuesta ante emergencias (Fte: OCHA)

“El miedo al uso indebido de datos puede impedir a las personas ejercer sus derechos fundamentales o aumentar los riesgos de que tales derechos sean denegados.  El  uso inapropiado de datos puede tener un efecto dominó, por las preocupaciones sobre seguridad, confidencialidad y privacidad; expandir la resistencia al intercambio de datos y socavar el trabajo humanitario a largo plazo”, señala el documento Building data responsibility into humanitarian action (Construir acción humanitaria con el análisis de datos responsable) de la OCHA (Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios).

La responsabilidad de datos va más allá de los conceptos de “privacidad de los datos” y “protección de datos”. Implica una serie de principios, procesos y herramientas que buscan aprovechar los datos para mejorar la vida de las personas de una manera responsable, señala el documento que identifica los temas críticos a los que se enfrentan los agentes de ayuda humanitaria para hacer un uso responsable de datos en las operaciones. Asimismo, propone un marco inicial para la responsabilidad de datos.

4 pasos para la un análisis de datos responsable

El documento señala los siguientes pasos para un análisis responsable de datos:

  1. La evaluación del contexto y la finalidad dentro de la cual se está generando datos y se comparte.
  2. Hacer un inventario de los datos y cómo se almacenan.
  3. Pre-identificación de riesgos y daños asociados con una propuesta de utilización de los datos antes de recolectarlos.
  4. Desarrollo de estrategias para mitigar esos riesgos.

El uso de datos, orientado a la respuesta humanitaria

Las normas humanitarias mínimas para el uso responsable de los datos deben incluir la identificación de la necesidad. Es decir, los datos nunca deben ser utilizados simplemente porque están ahí. La necesidad humanitaria y los beneficios potenciales deben ser claros y definidos.

Los agentes humanitarios deben identificar qué competencias básicas son necesarias para implementar un enfoque específico basado en datos durante una respuesta, y sólo procederá si esas competencias están disponibles para ellos.

Identificar riesgos y seguir un código ético

Los agentes humanitarios deben identificar los riesgos y los daños a las personas y comunidades antes de comenzar las operaciones y adoptar un plan para controlar y mitigar esos riesgos. Del mismo modo deben cumplir con unas normas legales y éticas para prevenir posibles violaciones de las leyes y los derechos.

(Fte: OCHA)

(Fte: OCHA)

La responsabilidad en el uso de datos debe contemplarse como un proceso, no sólo una política, de modo que las organizaciones que utilicen estos datos deben desarrollar y adherirse a unas reglas claras y un plan para hacer frente a los momentos que requieren el inmediato cese de un proyecto. Deben seguir, asimismo, el principio de transparencia y no sobrepasar las líneas rojas en la gestión de datos.

Crowdsourncing, nuevas tecnologías y voluntarios digitales

Las nuevas tecnologías permiten a las organizaciones humanitarias valorar la información proveniente de fuentes como el crowdsourcing y las redes sociales recogida o compartida por los voluntarios digitales,  a menudo de lugares difíciles de alcanzar de otra forma. Al trabajar con los miembros del público que ofrecen sus datos o sus habilidades de procesamiento de datos, las organizaciones pueden implementar redes digitales para complementar su respuesta en situaciones de emergencia y crisis. Tal enfoque puede proporcionar datos oportunos y sobre el terreno, mientras potencia la participación de los ciudadanos en las actividades de socorro y ayuda.

Por ejemplo, en las secuelas del terremoto de Haití en 2010, los informes provenientes del crowdsourcing se utilizaron para construir un mapa de información sobre el desastre.

Terremoto Haití 2010 (Fte: adnpolitico.com)

Terremoto Haití 2010 (Fte: adnpolitico.com)

No obstante, “la información colaborativa puede estar incompleta y los datos ser inexactos, lo que puede comprometer las conclusiones del análisis de datos.  En parte, el problema de la calidad se deriva de los mismos factores que pueden hacer de estos datos un potente mecanismo: la facilidad y la falta de barreras a la participación.

Estos datos contienen a menudo considerable “ruido” e información inútil, por ejemplo, cuando se obtiene de correo no deseado,  usuarios maliciosos, información comercial o rumores. También puede ser difícil de verificar la exactitud de los datos proporcionados, ya que gran parte proviene de fuentes secundarias. Los datos colaborativos se pueden usar con discreción para complementar otras fuentes de informaciones cuando se planifican operaciones de socorro”.

Haití, el riesgo de la discriminación digital

Los sesgos económicos, culturales  y sociales desvirtúan los datos.

Tras el terremoto de Haití, los investigadores encontraron  que las víctimas de bajos niveles socioeconómicos tenían  poco o ningún acceso a  Internet y otros medios de comunicación, y sus niveles de alfabetización digital eran correspondientemente muy bajos. Esta limitación contribuyó a su recuperación lenta en comparación con familias de clase media que fueron capaces de navegar y utilizar herramientas que ofrecen  datos y tecnologías digitales.

tweets haiti

Tweets sobre el reparto de comida y kits de higiene tras el terremoto de Haití.

El riesgo de la discriminación digital no sólo dificulta los esfuerzos de socorro inmediato, sino que además puede aumentar las desigualdades en el largo plazo.

Imágenes de satélite, sistemas de alerta rápida

En diciembre de 2010, el Harvard Iniciativa Humanitaria (HHI) se unió al Proyecto Satélite Centinela (SSP) para diseñar y gestionar las operaciones del día a día para el consorcio SSP. El proyecto supervisado la región fronteriza de Sudán y Sudán del Sur pretendía detectar amenazas a la  seguridad de la población civil a través del análisis de alta resolución de imágenes de satélite e  informes sobre el terreno. Durante 18 meses, el HHI informó de la masificación de las tropas y los movimientos y posibles ataques contra viviendas civiles.

Imágenes de satélite del 17 de junio de 2011, muestra un campamento temporal para desplazados internos construido fuera del muro norte de la Misión de la ONU en Sudáno (UNMIS) en Kadugli. (Fte: Globo digital, junio de 2011)

Imágenes de satélite del 17 de junio de 2011, muestra un campamento temporal para desplazados internos construido fuera del muro norte de la Misión de la ONU en Sudán (UNMIS) en Kadugli.
(Fte: Globo digital, junio de 2011)

El HHI también documentó evidencia de presuntos crímenes de atrocidades en masa, incluidas las fosas comunes.

El proyecto mostró cómo el acceso a imágenes de satélite de alta resolución puede mejorar el conocimiento de la situación y proporcionar datos únicos de zonas donde el acceso resulta imposible.

A medida que el proyecto evolucionó, el impacto de las imágenes y los reportajes publicados se hizo impredecible, por lo que este se convirtió en caso donde no queda claro si el análisis de datos mitigó el conflicto o lo magnificó, señala el informe.

La formación en el análisis de datos mejorará la respuesta humanitaria

En conclusión, Los datos digitales ofrecen nuevas oportunidades para el sector humanitario, como el aumento de conocimiento de la situación, una mejor comunicación con las comunidades afectadas y la mejora  en la programación y focalización de los esfuerzos de ayuda. Sin embargo, dada la diversidad y complejidad del ecosistema de datos humanitario, su potencial sólo puede ser aprovechado si los actores humanitarios toman colectivamente la responsabilidad de evitar las crisis secundarias causadas​​por el uso de datos irresponsable, señala el informe de la OCHA.

“Integrar la responsabilidad de datos en las operaciones requerirá un cambio en la cultura organizacional. Un punto de partida para un planteamiento responsable de datos será mediante la adopción de núcleo mínimo normas y características de uso de datos, como responsable se indica en la sección anterior. Las inversiones también deben estar

Además de adoptar un código ético es importante formar a los agentes humanitarios para que aprendan a  utilizar datos de forma responsable para la toma de decisiones y el desarrollo de la doctrina de datos para la protección de las poblaciones vulnerables.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)