Democratizar la información en crisis ayudaría en desastres, señala @PatrickMeier

Cuando la información llega demasiado tarde (Fte: Patrick Meier)

Cuando la información llega demasiado tarde (Fte: Patrick Meier)

 

El Informe Mundial 2005 de Desastres de la Federación Internacional de la Cruz Roja (IFRC) afirma que el acceso a la información durante los desastres es tan importante como el acceso a alimentos, agua, refugio y medicamentos. La información caduca antes que la comida, señala @Patrick Meier en su blog , por lo que es necesario democratizar el acceso a los datos y disponer del know-how y las tecnologías para analizar los datos durante las primeras 12 a 24 horas de un desastre.

“El gráfico de la FEMA (Agencia Federal para la Gestión de Emergencias, en Estados Unidos) que aparece arriba se basa en una amplia encuesta de profesionales de gestión de emergencias en los Estados Unidos. Señala la existencia de un límite muy claro a las 72 horas posteriores al desastre. En este momento el valor de la información para la toma de decisiones ha caído de  60% a un 85%. Incluso a las 48 horas, la información ha perdido de un 35% a un 65% de su valor táctico inicial.

Los organismos que dan respuesta a los desastres no pueden permitirse el lujo de esperar a que la información sea procesada para informar de sus decisiones durante las primeras 24-72 horas después de un desastre. Así que, obviamente, van a tomar esas decisiones tanto si  los datos se han analizado a tiempo como si no, indica Meier.

En cierto modo, el gráfico también sirve como una “caricatura histórica” ​​de la disponibilidad de información sobre crisis de los últimos 25 años:

G2

(Fte: Patrick Meier)

 

Durante la década de 1990, cuando la web y los teléfonos móviles estaban todavía en su infancia, a menudo nos llevó semanas recopilar información detallada sobre los daños del desastre y las necesidades después de desastres mayores. Hacia el final de la década de 2000, gracias al rápido crecimiento de los teléfonos inteligentes, las redes sociales y la creciente disponibilidad de imágenes de satélite, además de mejoras en los sistemas de gestión de información humanitaria, se acortó el tiempo que se tarda en recoger información de crisis.”

El terremoto de Haití, un punto de inflexión

“Se podría decir que cruzamos la barrera del tiempo de 72 horas el 12 de enero de 2010, cuando un devastador terremoto sacudió Haití. Cinco años más tarde, el terremoto de Nepal en abril el año 2015 puede haber visto un número de respondedores formales que cruzan el umbral de 48 horas.”

Meier califica de caricatura estas observaciones sobre el límite de horas de caducidad de la información. No obstante, añade que  la continua necesidad de información oportuna es muy real, especialmente para la toma de decisiones sobre el terreno.

“Para focalizar nuestra atención en la toma táctica de decisiones necesitamos fijarnos en la parte izquierda del gráfico de la FEMA. Por supuesto, la información que tenga más de 48 horas sigue siendo útil, sobre todo para los tomadores de decisiones en los cuarteles generales que no necesitan tomar decisiones tácticas sobre el terreno.”

(Fte: Patrick Meier)

(Fte: Patrick Meier)

 

Acceder a la información en 24 horas, el reto

La verdadera victoria sería generar y acceder a información procesable dentro de la primera marca de 12 a 24 horas, señala el experto. “Pasadas las primeras 24 horas, el valor de la información “sólo” se depreció de un 10% a un 35%. Entonces, ¿cómo podemos llegar a la esquina superior izquierda de la gráfica? ¿Cómo podemos llegar a “ganar”?”

(Fte: Patrick Meier)

(Fte: Patrick Meier)

Microsatélites, redes sociales, y la web, parte de la solución

Ganar la batalla requiere la integración de sensores nuevos y existentes y la combinación de éstos con las soluciones de análisis automatizado. Los nuevos sensores incluyen la creciente constelación de microsatélites  como Planet Lab, que con el tiempo dibujarán todo el planeta una vez cada 24 horas en torno a la resolución de 3 metros.

También  las nuevas soluciones de análisis automatizado: accionado por el crowdsourcing y la inteligencia artificial y en particular las técnicas de aprendizaje profundo para procesar los grandes volúmenes de datos generados por estos “neo-sensores” casi en tiempo real, incluyendo contenido multimedia compartido en redes sociales  y a la web en general.

Los datos de base no son menos importantes para el análisis comparativo y los propósitos de detección de cambios. “Como ha señalado recientemente un colega mío, el valor de la información de los datos de base está en su punto más alto antes de un desastre, pero se desprecia por sí mismo cuando ha ocurrido el desastre”.

(Fte: Patrick Meier)

(Fte: Patrick Meier)

 

Las communicates locales, los primeros intervinientes reales

Por supuesto, el acceso a la información en tiempo real no convierte a una organización humanitaria en una organización de respuesta en tiempo real. Siempre hay retrasos respecto al nivel de actualización de la información, suponiendo que aún esté disponible.

Realmente los primeros intervinientes reales son las comunidades locales. Así que la verdadera victoria aquí sería hacer este análisis en tiempo real directamente a disposición de los socios locales en los países propensos a los desastres. A menudo tienen más de un incentivo inmediato para generar y consumir información oportuna, táctico. He descrito este flujo de información hace años como “crowdfeeding”.

Democratizar la información, know-how y tecnología, la solución

En suma, la democratización de la información es de crisis es la clave (teniendo en mente los protocolos de protección de datos mente), aunque no es suficiente. El know-how y tecnologías para generar y analizar información de crisis durante las primeras 12-24 horas también deben democratizarse. La capacidad local para responder con rapidez y eficacia debe existir; de lo contrario la información oportuna, táctica caduca.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)