Emergencias. Aviones no tripulados ayudarán a reconocer las zonas siniestradas

Terremoto de Haití 2010

Terremoto de Haití 2010 (Fte: BBC)

Aviones no tripulados podrán ayudar a los servicios de emergencias a supervisar desde el aire cualquier catástrofe y poder así adoptar soluciones inteligentes con menor riesgo e intervención humana. Esta es la base del programa propuesto por el profesor Nick Jennings,  uno de los principales asesores científicos para el gobierno inglés, que verá la luz el año próximo.

El profesor Jennings ha explicado a la BBC como los vehículos aéreos no tripulados (UAV) pueden ayudar a los primeros intervinientes a tomar decisiones con la información obtenida desde el aire, utilizando un modelo que se basa en la simulación y ofrece la oportunidad de obtener imágenes de aquellos lugares relevantes para el manejo de una emergencia.

El equipo del profesor Jenning está trabajando sobre un escenario ficticio como parte de su proyecto de varios millones de libras llamado la investigación Orquídea. En este modelo una columna de humo negro ominoso se cierne sobre el este de Londres; una enorme explosión ha sacudido a la Barrera del Támesis y  una corriente de agua atraviesa la ciudad, mientras un estadio deportivo se ha derrumbado y Twitter registra otras explosiones. Miles de personas están tratando de evacuar, pero al igual que las orillas del Támesis, las redes de telefonía móvil están desbordadas. Es el momento de enviar los aviones no tripulados.

Tal y como ha contado a la BBC, El profesor Jennings cree que la clave para dominar el caos que sigue a desastres de gran magnitud se encuentra en una acción  inteligente coordinada entre el hombre y la máquina. El profesor Nick Jennings dirige el Grupo de los agentes, la interacción y la complejidad en la Universidad de Southampton.

El sistema que  se está probando estará listo el próximo año, y permitirá a los equipos de aviones no tripulados  ayudar a los servicios de emergencia desde el aire con la supervisión humana mínima.

Haití y Chile

Después de estudiar verdaderos desastres como el terremoto de Haití  de 2010, el profesor Jennings se dio cuenta de que la clave del éxito de la respuesta a desastres , en medio del caos,  es la asignación inteligente de tareas y recursos, y los seres humanos sobre el terreno no son siempre, en su opinión,  los mejor situados para tomar decisiones sobre  la vida y la muerte.

“Los seres humanos pueden hacer cosas como añadir datos a los mapas sobre la base de lo que ven a partir de un mapa en blanco, que es exactamente lo que ocurrió en Haití. ¿Qué edificios están dañados, donde están estas  instalaciones ? Ese tipo de crowd-sourcing  básico ya lo tenemos”, dice El profesor Jennings. “Pero queremos aumentarlo con autonomía la de estos vehículos voladores que son capaces de obtener una visión del panorama más amplio en el suelo para mejorar el conocimiento de la situación. Se puede averiguar donde debemos enviar los recursos.”

En su sistema propuesto, los UAVs se pondrán en marcha inmediatamente para controlar el desastre desde el aire. Esto permitiría disponer de imágenes en tiempo real  para responder a los desastres en el lugar donde se producen,  desde los que se puede solicitar información específica de los aviones no tripulados que usan dispositivos portátiles electrónicos.

Se podría preguntar, por ejemplo: “¿es estable es el techo de este edificio?” antes de entrar a buscar a las víctimas. “También podría tener los robots en el suelo, que entrarían en áreas demasiado peligrosas para los seres humanos”, dice el profesor Jennings.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario