Estados Unidos pierde capacidad para responder a emergencias

Pruebas para determinar la existencia de antrax (Fte: occities.org)

La capacidad de Estados Unidos para responder a una amplia gama de emergencias vitales, desde contaminación por salmonella a fenómenos meteorológicos como la tormenta Sandy o el bioterrorismo, está perdiendo terreno tras años de progreso, según un informe elaborado por la Fundación para la Salud de Estados Unidos y la fundación Robert Wood Johnson compartido por el diario Usa Today.

47 estados (de un total de 50) pueden movilizar a los trabajadores de salud pública en menos de una hora, pero sólo 15  de ellos tienen planes para condiciones climatológicas extremas.

Maryland, Mississippi, Carolina del Norte, Vermont y Wisconsin tienen los mejores planes de preparación, con una puntuación de 8 sobre 10. Kansas y Montana obtuvieron las puntuaciones  más bajas, un 3. Entre las medidas evaluadas figura la existencia de planes para evacuar escuelas durante las emergencias; si se han cumplido con los requisitos de vacunación y la capacidad de proveer de personal a los laboratorios durante  brotes de enfermedades prolongadas.

El décimo informe anual de la Fundación para la Salud de Estados Unidos y la Fundación Robert Wood Johnson evalúa también cómo han cambiado la financiación y señala que treinta y cinco estados y  Washington, DC obtienen una calificación de 6 o inferior.

Las métricas provienen de fuentes públicamente disponibles, incluyendo los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el Centro para el Control de Clima y Soluciones Energéticas y Save the Children.

Los recortes presupuestarios, causa del retroceso

La principal causa de las diferencias entre los estados, dicen los autores, son los profundos recortes presupuestarios: 29 estados recortaron los presupuestos públicos de salud de 2010 a 2012. Veintitrés estados lo hicieron por segundo año consecutivo. Sin embargo, 21 estados y el Distrito Federal DC aumentaron o mantuvieron los  niveles de financiación.

Uno de cada cinco puestos de trabajo estatales de salud pública se ha reducido y los fondos federales para la preparación local y estatal han caído 38% desde 2005 a 2012, según el informe.

Los servicios de emergencia son los más afectados.

Los grupos afectados son los equipos de salud pública que se unen a los primeros intervinientes para responder y prestar atención en situaciones de emergencia, y los que ayudan a las comunidades, tales como las agencias de ayuda a los residentes a recuperarse de la supertormenta Sandy  en Nueva Jersey y Nueva York.

Sandy inunda las estaciones de trenes (Fte: eluniversal.com)

“Las inversiones hechas después del 11 de septiembre, los ataques con ántrax y el huracán Katrina dieron  lugar a mejoras dramáticas, pero ahora los recortes presupuestarios y la complacencia son nuestras mayores amenazas”, dijo Jeffrey Levi, director ejecutivo de la Fundación para la Salud de Estados Unidos.” Desde entonces, no ha habido una serie de emergencias de salud importantes, pero no hemos aprendido que tenemos que reforzar y mantener un nivel constante de preparación para emergencias sanitarias”.

El país no ha prestado “suficente” atención, dicen los autores, a ” las amenazas cotidianas a las que los departamentos de salud pública y el personal  responsable de  atención a la salud se enfrenta repetidamente”.

“Además de los fenómenos meteorológicos extremos y las enfermedades transmitidas por los alimentos,” hemos sufrido una subida mortal del virus del Nilo Occidental, un brote de meningitis micótica y el resurgimiento de viejas enfermedades que creíamos haber erradicado en  gran parte – tos ferina y la tuberculosis – todo en una época de creciente resistencia a los antibióticos “.

Los resultados demuestran la falta de voluntad de la nación para hacer frente a una creciente lista de peligros, dice Jim Blumenstock, oficial jefe del programa para la Práctica de la Salud Pública de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales.

Bioterrorismo, catástrofes naturales y violencia extrema, amenzas reales

“Sería bueno si pudiéramos decir que ya no estamos preocupados por el bioterrorismo sino por  la Madre Naturaleza”, dice Blumenstock.” Pero no, tenemos que estar preparados para afrontar el bioterrorismo, las tormentas severas, e incluso episodios de violencia al azar, como si estuviéramos viviendo en Connecticut en Sandy Hook”.

Escuela Sandy Hook, en Newtown,Connecticut, donde recientemente se produjo un ataque. (Fte: guardian.co.uk)

No todo el mundo parece estar de acuerdo con los resultados del informe, señala el diario. Florida ha recortado su presupuesto en un 15,5%, a pesar de lo cual  el director de salud pública del estado, John Armstrong, señala que “el Departamento de Salud de Florida ha tenido y sigue teniendo los recursos necesarios para llevar a cabo nuestras funciones de salud pública. “

Criterios de evaluación

Además de los niveles de financiación, los investigadores examinaron en cada estado la capacidad los siguientes aspectos:

–   La capacidad para hacer frente al terrorismo químico : 49 estados aumentaron o mantuvieron su capacidad, Washington, DC se negó a responder a la pregunta y Massachusetts disminuyó su capacidad

–  La existencia de planes para hacer frente a fenómenos meteorológicos extremos (15 estados tienen planes)

– La dotación de personal para hacer frente a un brote de enfermedad infecciosa prolongada : 37 estados y Washington, DC tienen capacidad  para hacerles frente

– La Acreditación del Programa de Emergencia Gestión de Acreditación (29 estados y Washington, DC, han sido acreditados.)

– Tener  múltiples planes de evacuación para la reubicación de los niños en todas las escuelas, incluyendo cómo hacer frente a la violencia armada (30 estados y Washington, DC, tiene planes).

– La cobertura de Medicaid de vacunas contra la gripe (13 estados y Washington, DC, requieren un copago).

– Alcanzar la meta federal de vacunar al 90% de los niños de 19 a 35 meses de edad contra la tosferina. Dos estados alcanzaron el objetivo del Departamento del Salud y Servicios Humanos (Hawai y Nebraska).

– La capacidad de las enfermeras para trabajar en otros estados (26 estados y Washington, DC, no lo permitan). Ellas son la primera línea para los niños en muchos casos, dice el informe.

– ¿Con qué rapidez puede informarse a los trabajadores de salud pública para asegurar una respuesta rápida? El informe señala que 47 estados demostraron la capacidad de hacerlo en menos de una hora. Tres estados tardaron más de 59 minutos: Hawaii (221 minutos), Connecticut (70 minutos), New York (72 minutos).

“Este estudio no pinta un cuadro bonito”, dice Kathleen Tierney, director del Centro de Riesgos Naturales en la Universidad de Colorado en Boulder. Su programa no está asociado con el informe.

“Tienes que ser capaz de invertir en los problemas de sostenimiento, estar al día de los nuevos problemas y de los equipos de última generación, y aprender las mejores prácticas que están ahí fuera”, dijo Tierney.” Incluso para los estados que mantienen su presupuesto esto realmente significa que su presupuesto va a la baja porque los costes están aumentando”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario