Las redes sociales ayudan a recuperar salud mental tras una catástrofe

tuit sobre el tifón Pablo

Twitter, Facebook, Flicrk y otras redes sociales se utilizan como medios para difundir información crucial durante  catástrofes, ocupando el cuarto lugar como  fuente más popular para acceder a la información de emergencia. También se usan como herramientas de gestión para canalizar peticiones de víctimas que solicitan asistencia tras un desastre o para crear conciencia de la situación.

Los estudios epidemiológicos han documentado tasas elevadas de trastornos de salud mental, como la ansiedad, el estrés postraumático y el abuso de sustancias en los entornos posteriores a un desastre. El apoyo social  de la familia, amigos o la escuela, además del acceso a comida, agua y un refugio, ayuda a los supervivientes a recuperarse mejor de estas alteraciones y frena el desarrollo de las consecuencias adversas para la salud mental.

Los investigadores tienen la hipótesis de que las redes sociales ofrece un beneficio psicológico a los sobrevivientes del desastre, ya que su participación en la respuesta al desastre en línea satisface su necesidad psicológica de contribuir, señala Shaili Jain en su blog plos.org.

“Por ejemplo, después del terremoto de Haití en 2010 , los sobrevivientes del desastre utilizaron las redes sociales para contar sus historias y esto, a su vez, condujo a la respuesta de los principales medios de comunicación a la tragedia”, señala Jain.

Durante el huracán Katrina en Nueva Orleans  los espacios online  se convirtieron en instancias virtuales de los entornos físicos dañados a los que los supervivientes no podían acceder. “Estas instancias virtuales de comunidades físicas fueron utilizadas como puntos de conexión y lugares para intercambiar apoyo social”.

Facebook jugó un papel fundamental en Haití al reclutar a cientos de voluntarios que hablaban creole para traducir decenas de miles de mensajes de texto al inglés. También durante el terremoto Nueva Zelanda a principios de este año, miles de estudiantes organizaron su respuesta a través de un grupo de Facebook y utilizaron la red social para informar a sus contactos de que estaban bien.

Las redes sociales proveen apoyo emocional

El mantenimiento de un sentido de comunidad;  la búsqueda de apoyo emocional y la sanación psicológica (a través de comunidades virtuales y relaciones) son los motivos más comunes para el uso de las redes sociales durante un desastre, según el estudio “Uso de las redes sociales en desastres”  

Imágen del Huracán Sandy compartida en Flickr

Crean memorias virtuales colectivas

La creación de memorias virtuales colectivas mediante agregadores de imágenes como Flicrk cuando los nuevos grupos de Flickr surgen inmediatamente después de una catástrofe es una nueva practica identificada por los investigadores.

Compartir el dolor on line

“Después del tiroteo en Virginia Tech y la Universidad de Illinois, los estudiantes participaron en numerosas actividades en línea relacionadas con el tiroteo. Los estudiantes perciben que compartir el dolor y el apoyo a través de Internet es beneficioso para su recuperación”, señala una investigación, aunque no está demostrado que el uso de Internet realmente afecte a su bienestar.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario