Los niños deben conocer el 1-1-2 y plan de evacuación en terremoto

Un niño de 5 años simula una llamada al 112d durante simulacro en su colegio (Fte: la Voz de Galicia)

Un niño de 5 años simula una llamada al 112 durante simulacro en su colegio (Fte: la Voz de Galicia)

Los niños deben saber que el 112 es número único de emergencias en la Unión Europea y adquirir la capacidad de utilizarlo en caso de terremoto. Así lo recomienda la Dirección General de Protección Civil y Emergencias en la Guía Didáctica para profesores en caso de riesgo sísmico. Cortar los suministros de gas, agua y luz y aprender las medidas básicas de autoprotección constituyen el objeto de este documento destinado a padres y profesores.

La guía dedica el capítulo  6 íntegramente a las medidas autoprotección antes, durante y después de un terremoto. La primera recomendación a seguir antes de un sismo es comprobar los riesgos en casa, escuela y barrio. Para ello hay que reforzar bien las estanterías en las paredes; colocar los objetos grandes o pesados en la parte inferior de las estanterías y guardar los objetos que se puedan romper en armarios cerrados y bajos.

Otras medidas son colgar los objetos pesado lejos de las camas, sofás o lugares donde la gente se siente; comprobar que la instalación eléctrica y de gas no tenga defectos y no usar el ascensor, entre otras recomendaciones.

El apartado 2 del capítulo 6 señala la conveniencia de identificar los lugares seguros en cada habitación de la escuela o del hogar. Estos son debajo de un mueble resistente, como una mesa o escritorio, junto a un muro de carga y siempre lejos de las ventajas, espejos, muebles pesados o estanterías pesadas que con el temblor puedan caer y herirnos.

Si el terremoto nos sorprende en la calle es aconsejable situarse lejos de edificios, árboles, postes eléctricos o telefónicos y  puentes.

medidas autoproteccion terremotosCoordinación entre la familia y la escuela para evitar males mayores

La Dirección General de Protección Civil recuerda la necesidad de que los padres y profesores trabajen coordinadamente para en caso de terremoto para evitar el colapso de las carreteras y posibles accidentes de tráfico si todos decidieran salir a la vez a buscar a sus hijos.

Desarrollar un plan de reencuentro familiar es otra de las medidas aconsejables. Como también lo es nombrar a una persona de contacto a la que los miembros de la familia llamen para informar de que están bien.

Identificar los trayectos más seguros entre la escuela y el hogar en caso de tener que realizar una evacuación es otro factor a tener en cuenta.

Kit de emergencia con productos básicos

Contar con un kit de emergencia puede ser de gran ayuda. Este debe incluir una linterna y un transistor con pilas de repuesto, un botiquín de primeros auxilios, comida no perecedera y agua, la documentación personal de la familia y dinero y tarjetas de crédito.

ImprimirTodos estos elementos deben estar recogidos en el Plan de Autoprotección obligatorio en los centros escolares. La Dirección General de Protección Civil recomienda elaborar un Plan de Autoprotección para los hogares que facilite a los miembros de la familia recobrar la normalidad en caso de desastre.

Recomendaciones durante un terremoto

Si estamos en el interior de un edificio lo más importante es no intentar salir para evitar que nos caigan cascotes. Debemos colocarnos bajo un mueble resistente o muro de carga y no usar el ascensor. Si estamos en el exterior hay que seguir las recomendaciones explicadas más arriba.

En caso de ir en coche en el momento del sismo es aconsejable dirigirse a un espacio abierto, lejos de edificios, semáforos, farolas y árboles y permanecer dentro del vehículo una vez estemos en un lugar seguro.

Cuando acabe el temblor debemos conducir con precaución evitando túneles o puentes que hayan podido resultar dañados.

Recomendaciones después de un terremoto

Mantener la calma es lo más importante. Seguidamente debemos cerrar las llaves del gas, luz y agua y comprobar el estado de la vivienda. Si hubiera algún incendio habría que apagarlo inmediatamente.

Ayudar a los heridos siguiendo las norma de primeros auxilios según la conducta PAS (Proteger, Avisar, Socorrer) es la siguiente recomendación de la Dirección General de Protección Civil en este apartado, que recuerda la importancia de usar el teléfono sólo si es necesario, para evitar el colapso de las líneas.

Una buena alternativa para comunicarnos con nuestros familiares son las redes sociales, como Twitter, Facebook o WhastApp.

Cómo usar las redes sociales en emergencias

Cómo usar las redes sociales en emergencias

Abandone el edificio si huele a gas o hay grietas

Salir del inmueble es aconsejable tras un sismo si se detecta olor a gas, humo o cualquier producto químico. También si el edificio está dañado. Es importante tener en cuenta que no es aconsejable volver hasta que las autoridades lo autoricen.

A la hora de desalojar un inmueble debemos ayudar a las personas más vulnerables, como ancianos, discapacitados, niños y mujeres embarazadas.

No hay que olvidar la posibilidad de que se produzcan réplicas. En este caso debemos seguir las instrucciones de las autoridades a través de los medios de comunicación  y tomar las medidas de autoprotección indicadas.

No hacer caso de bulos y seguir a fuentes oficiales

Es aconsejable poner la radio o buscar información en las redes sociales, siempre teniendo en cuenta quienes son las fuentes de información. Se recomienda no fiarse de las cadenas de mensajes ni de los vaticinios catastrofistas que pueden correr por las redes sociales. Lo más efectivo es seguir a las cuentas oficiales y a los equipos de voluntarios digitales (VOST).

Recomendaciones para centros escolares

La primera medida es elaborar un plan de emergencia para el riego sísmico que debe contener un plan de evacuación con las correspondientes rutas diseñadas para estos casos. Hay que tener en cuenta que estas salidas de emergencia pueden no coincidir con las señaladas para otros riesgos.

Los profesores deberían tener conocimientos de primeros auxilios

“Sería recomendable que uno o varios profesores tengan conocimientos de primeros auxilios e incluso de salvamento y rescate para realizar una rápida intervención a la espera de la llegada de los servicios profesionales de emergencia”, que, según la intensidad del terremoto, “pueden tardar más o menos tiempo en llegar”, señala la guía.

Realizar simulacros de emergencia en las escuelas, factos clave

Los alumnos deben conocer el plan de emergencia e identificar a los profesores que se encargarán de la evacuación. Esto puede hacerse fácilmente poniéndoles un distintivo, como un brazalete rojo o cualquier otro.

La mejor forma de volver a la normalidad tras un sismo sería ensayarlo con un simulacro anual que cuente con la colaboración de toda la comunidad escolar y los padres, de modo que éstos últimos no colapsen las carreteras ni las líneas de teléfono para que los servicios de emergencia puedan trabajar.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)