No me tires de la lengua

Hoy he venido a desmontar un mito, una falsa creencia o una leyenda urbana, como queráis llamarlo. Atención profesionales de los medios de comunicación, que va un bombazo informativo:

Cuando una persona se queda inconsciente…¡NO SE TRAGA LA LENGUA!
Inagura nuestro particular rinconcito de las ciencias difusas un artículo publicado el pasado 15 de noviembre en El Mundo (www.elmundo.es). En él se relata cómo unos concursantes del Reality Show “Pekín Express” pierden la opción de obtener la inmunidad por pararse a atender a un niño que se encontraba tendido en el suelo.
Al margen de su “hazaña”, un comportamiento que debería ser lógico y normal en todo ser humano, y de si las maniobras fueron o no bien realizadas (bastante bien lo hicieron, la verdad) os dejo el fragmento que ha motivado esta primera colleja sanitaria (con to’lcariño):
“Los segundos pasan, la carrera ya está olvidada. Lo importante, el objetivo es ayudar al pequeño. David le pregunta a Cuqui si tiene pulso. Mira en el cuello y las muñecas. No da con él. La tensión va en aumento. Deciden abrirle la boca e introducirle los dedos ante el temor de que se haya tragado la lengua.
– ¡Está respirando!, dice aliviada Cuqui.
Tras muchos nervios y tensión, Michael reacciona. Vuelve en sí y se incorpora”.
Pues bien. La lengua es una estructura muscular cuya raíz está unida a la mandíbula y al hueso hioides. Esto quiere decir dos cosas; en primer lugar, que cuando una persona se queda inconsciente (sea cual sea el motivo), los músculos que forman la lengua se relajan, por lo que si el paciente está boca arriba, la lengua se irá hacia atrás por su propio peso y por acción de la gravedad, pudiendo obstruir el paso del aire hacia los pulmones. Y en segundo lugar, dado que la lengua se inserta en unos huesos, la única manera de tragarse la propia lengua es cortarla, masticarla y deglutirla.
Fuente: American Heart Association
La maniobra que se utiliza para “retirar la lengua” en una persona inconsciente se denomina “frente-mentón” (el personal sanitario debería valorar el uso de alguna técnica alternativa en caso de sospecha de traumatismo). Para realizarla, hay que colocar una mano en la frente del paciente, otra debajo de la barbilla y echarle la cabeza hacia atrás. De esta manera, al elevar la mandíbula, como la lengua está insertada en ella, conseguiremos elevar la lengua y desobstruir la vía aérea.
Cuqui, David, enhorabuena por vuestra actuación y suerte en el programa.

Y gracias a @igonzalezh por hacerme llegar el enlace a la noticia.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
No me tires de la lengua, 3.0 out of 5 based on 1 rating

Deja un comentario