Tanto medios tradicionales como redes sociales jugaron un papel importante en el terremoto de Japón, según informe

Miembro de equipo de rescate hablando por radio en Sendai
(Fte: REUTERS / Kim Kyung-Hoon, cortesía de la Fundación Thomson Reuters – AlertNet. OCHA)

 

El 12 de marzo de 2011 nadie en el área de Ishinomaki utilizó Twitter, blogs, el correo electrónico o publicó algo en Facebook. Ni siquiera estaban viendo la televisión. Tras ser golpeados por un terremoto de 9,0 seguido por un enorme tsunami  recurrieron a un periódico escrito para informase de lo que estaba pasando, señala el último informe de Internews compartido por la OCHA (Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios) sobre el terremoto, tsunami  y desastre nuclear en Japón. Simultáneamente el uso de Twitter se disparó en todo el país.  

Aunque Japón es uno de los países tecnológicamente más avanzados, los reporteros del periódico local regresaron unas décadas en el tiempo y escribieron un diario escrito a mano, señala la OCHA. “La gente estaba  hambrienta de información”, dice el editor Hiroyuki Takeuchi. “Si no hay ninguna información después de un desastre, la gente padece aún más estrés y ansiedad”.

Para satisfacer la necesidad desesperada de información, los periodistas de Takeuchi salieron a pie para hablar con los sobrevivientes y los que distribuían  ayuda, luego volvieron y escribieron a mano sus reportajes. En ello incluyeron la última  hora de dónde y cómo obtener ayuda, en grandes trozos de papel que  pegaron a las paredes de los centros de evacuación.

La historia de Takeuchi y su periodico, HibiShimbun,  aparece en el nuevo  informe de  la ONG Internews, que analiza el papel de las redes sociales  en el desastre del  11 de marzo en Japón. El estudio, que fue apoyado por el equipo de OCHA Japón, comienza con las primeras horas frenéticas y describe los retos de proporcionar información vital en una de las emergencias más complejas de los últimos tiempos.

Las redes sociales se usaron para todo

El informe documenta el uso de teléfonos, plataformas web y las redes sociales como un servicio esencial para los sobrevivientes de situaciones de emergencia. El servicio de reunificación familiar más utilizado, por ejemplo, no fue proporcionada por el Gobierno, la Cruz Roja o de una ONG, sino por Google: tres meses después del desastre, más de 610.000 expedientes personales de los supervivientes y los desaparecidos habían sido subidos a la web, tal como recoge la OCHA.

En Japón se tuitearon 5000 mensajes por segundo durante la catástrofe

Twitter vio dispararse el uso de los sobrevivientes que se dirigieron a la red social para obtener información en tiempo real. La OCHA señala que se enviaron 11.000 tweets por minuto inmediatamente después del terremoto, cuando el promedio normal para Japón es 3.000.

Tanto la oficina del Primer Ministro y el propietario de la Planta de Energía Nuclear de Fukishima establecido Feeds de Twitter por primera vez a los pocos días de la catástrofe.

El informe revela que las redes sociales y las plataformas basadas en la Web se utilizaron para todo, desde la difusión de consejos de gobierno, recoger información de los ciudadanos como elaborar un mapa con los  niveles de radiación, pero que la mayoría de las personas afectadas utiliza las redes sociales para conectarse con familiares y amigos.

Los supervivientes usan los canales tradicionales cuando las redes sociales fallan

El estudio también muestra por qué, incluso en un país tan altamente conectado, la tecnología es sólo una parte de la respuesta. Cuando las redes fallan, las infraestructuras colapsan y las redes están sobrecargadas la gente recurre a los modelos más antiguos que se conocen y ofrecen confianza.

“ Internews encontró que una y otra vez, los entrevistados hablaron de la importancia de la radio, la radio comunitaria especialmente local. Esto no era sólo una cuestión de fallo del sistema: uno de los grupos demográficos más significativos  de afectados, las personas mayores, no estaban familiarizados con las redes de información en línea y medios sociales”, señala la OCHA.

“Otra parte clave de la historia, como la historia HibiShimbun ilustra, es que la gente en Japón quería información de utilidad directa para ellos en lugar de consejo generalizado. Querían detalles de los servicios, el apoyo y los riesgos en las zonas en que vivían o estaban refugiados”.

Las personas que estaban en mejores condiciones de satisfacer esas necesidades – socorristas locales, las ONG y los voluntarios – intensificaron su trabajo.

“En la ciudad de Santo Tomé, el alcalde habló todos los días en la radio comunitaria H @! FM (fundada de modo específico a la espera de un terremoto de gran magnitud) que proporciona información actualizada sobre la disponibilidad de alimentos y agua.”

“ La población local visitó la estación para proporcionar información: vino un doctor a decirle a la gente que los suministros médicos estaban disponibles, y los propietarios de tiendas proporcionaron actualizaciones cuando  fueron capaces de volver a surtir a sus vecinos. Dos años después, H @! FM todavía transmite noticias sobre la reconstrucción.”

“El hilo central y común que conecta las iniciativas de comunicación capturados en este informe es la confianza. En Santo Tomé, no había necesidad de preocuparse acerca de la verificación de los contenidos, todos los oradores sobre el H @! FM eran locales y conocidos”.

Terremoto Japón
(Fte: www.periodistadigital.com )

“ Esto se hace eco de una lección clave para los responsables políticos en futuras situaciones de emergencia: en caso de emergencia, la gente busca lo que conoce, entiende y en lo que confía.”

Los jóvenes tienen esta conexión a través de sus redes personales y sociales, cada vez más canalizadas a través de las redes sociales y los teléfonos, por lo que estas plataformas cada vez son más importantes para ellos.

“El hecho de que cientos de miles de personas acudieron inmediatamente al buscador de personas de Google Buscador en busca de familiares y amigos sugiere que estas herramientas, desarrolladas por el sector privado, están en camino de convertirse en plataformas estándar para tareas básicas humanitarias como la reagrupación familiar.”

Entender las necesidades de información de las comunidades

Otra lección del informe es la velocidad con la que los desastres impulsan la innovación. La Oficina del Primer Ministro se vio obligada a abrir una cuenta en Twitter por la enorme presión recibida, mientras que las estaciones de televisión comenzaron a retrasmitir información utilizando en vivodespués de que un estudiante adolescente usara su cámara del iPhone para el canal de televisión NHK livestream (que era técnicamente ilegal).

“Por ello no es de extrañar, señala la OCHA, que las recomendaciones de los servicios de emergencia  incluyan invertir en la comprensión de cómo funcionan las redes locales de información; cómo construyen y proveen información fiable y la labor de comunicación en la respuesta y planificación y aprender a trabajar con el sector de la tecnología – tanto en empresas privadas como con la comunidad de voluntarios de alta tecnología. “

” Uno de los aspectos más interesantes de este informe, dice la OCHA, es la medida en la que los patrones alrededor de la información y las comunicaciones son similares a los de los países menos desarrollados. En las primeras horas después de un desastre, la gente desea volver a conectar con sus familias. Japón podría ser uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo, pero al igual que en Haití, algunas de las iniciativas más importantes de información se redujo a las radios comunitarias, titulares de periódicos escritos a mano.”

El informe concluye con los detalles de cómo el gobierno japonés está actuando  se ocupa ahora de mantener Twitter y  de mejorar la capacidad de predicción de tsunamis  al tiempo que está trabajando con empresas de telefonía móvil para garantizar el acceso general a las alertas de SMS.” Sin duda, dice la OCHA, es hora de que el sistema humanitario para haga lo mismo.”

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario