Perder miedo a salvar vidas, clave para mejorar supervivencia por paro cardíaco repentino

Cadena de supervivencia  (Fte:reanyma)

Cadena de supervivencia
(Fte:reanyma)

Sólo 1 de cada 20 personas sobrevive cuando sufre un paro cardiaco fuera del hospital, dato que podría mejorar si las personas que lo presencian iniciaran maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP) mientras esperan la llegada de los servicios de emergencia. Perder el miedo y actuar es lo que pretende la campaña  “Date una segunda oportunidad”.

La Campaña pretende que en España se instaure la ley del “Buen Samaritano”, vigente en otros países, que exime de responsabilidad a los ciudadanos que participen en prácticas de resucitación de pacientes en parada cardíaca.

Este simple hecho, señalan los responsables de Date una segunda oportunidad, mejoraría la tasa de supervivencia porque una intervención rápida con técnicas de resucitación y con  desfibrilación permitiría que 3 de cada 4 pacientes sobreviviera al paro cardíaco repentino.

La Campaña organizada por la Asociación Segunda Oportunidad en colaboración con el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP) y el apoyo de Philips defiende que la implicación del personal no sanitario con una actuación rápida es fundamental para mejorar las tasas de supervivencia.

Legislación contradictoria en las diferentes Comunidades Autónomas.

Date una segunda oportunidad pretende también que las CC.AA. lleguen a un acuerdo para el establecimiento de normas comunes en la implantación y el uso de los desfibriladores.

“Hoy se están produciendo algunas situaciones absolutamente absurdas, como que en un autobús de línea que pasa por dos comunidades autónomas pueda utilizarse el sistema de desfibrilación o no en función de en qué comunidad estén”, señala Antonio Alba, presidente de la Asociación Segunda Oportunidad.

Más de 24.000 paradas cardíacas repentinas al año en España

Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas repentinas y sólo 1 de cada 20 afectados sobrevive cuando se produce fuera del hospital. Se calcula que el 75% de las personas podría sobrevivir con una intervención rápida y la aplicación de  técnicas de resucitación y desfibrilación por parte del personal no sanitario.

Cada minuto cuenta

Cada minuto que pasa tras una parada cardíaca se pierde el 10% de posibilidades de sobrevivir; de ahí la importancia del acceso rápido la desfibrilación.

Las personas que sufren una parada cardíaca, no sólo pueden sobrevivir, sino que pueden quedar sin secuelas si un familiar, amigo o una persona que visualice el episodio realiza una reanimación precoz mientras espera la llegada de personal especializado.

“Una actuación a tiempo siempre puede beneficiar a la persona y, desde luego, nunca le perjudicará”, señala Alba.

Enseñar RCP en la escuela y a los cuerpos de seguridad

“Es fundamental enseñar en los colegios cómo funcionan los desfibriladores y lo que hay que hacer en caso de emergencia, señala el presidente de la Asociación Segunda Oportunidad. “También estamos promoviendo el conocimiento en las empresas, enseñándoles a identificar el malestar de una parada o un infarto, además de instruirles de que si tienen un desfibrilador pueden llegar a salvar una vida”.

Clase de RCP a niños de 6ª de primaria en Alcorcón (Fte; Edcivemerg)

Clase de RCP a niños de 6ª de primaria en Alcorcón
(Fte; Edcivemerg)

Estos objetivos son parte de los que propone también la plataforma Educación Escolar en Emergencias. Los expertos consideran imprescindible que aquellos colectivos como policías, personal de transporte sanitario, bomberos, etc. tengan una formación básica en técnicas de resucitación cardiopulmonar.

Las circunstancias externas, tales como el tráfico en las grandes ciudades, los edificios altos de oficinas o lugares de trabajo situados en lugares rurales pueden retrasar de forma significativa la respuesta de los servicios de emergencia. Por este motivo, el segundo objetivo de la Campaña es el fomento del libre acceso a la desfibrilación, con la instalación estratégica de equipamientos en lugares públicos y de alta afluencia de personas, y con el entrenamiento en técnicas de resucitación cardiopulmonar.

La supervivencia  en 4 pasos

La Cadena de Supervivencia (los pasos a realizar cuando nos encontramos con una persona en parada cardiorrespiratoria) consiste en cuatro pasos:llamada al servicio de emergencia (112 en España, 911 en Estados Unidos y otros países); iniciar maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP) lo más pronto posible; desfibrilación temprana (aplicación del desfibrilador siguiendo las indicaciones del equipo) y Soporte Vital Avanzado, a realizar por el personal sanitario cuando llega al lugar de los hechos  y toma el control de la situación.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)