Víctimas desastre juegan papel activo para autoprotegerse usando tecnología, según estudio

Mapa de Ushahidi del terremto de Chile

La gente en las zonas de desastre no son víctimas indefensas, sino informantes útiles sobre la situación de la catástrofe. Esta es la principal conclusión de la tesis realizada por Lucy Gunawan sobre el tema  en la Universidad de Tecnología de Delft, TU Delft (ENLACE). Ampliar el uso de la información que proporcionan los testigos  en zonas de desastre como fuentes de información, en lugar de verlos únicamente como víctimas indefensas  es mejor para todas las partes involucradas, señala Gunawan.

Sensores de campo

La investigación de  Lucy Gunawan se centra en la cuestión de cómo las personas que se han visto afectados por una catástrofe pueden ser guiados a un lugar seguro haciendo uso de sus propios recursos y la disposición de la tecnología móvil .

Gunawan propone la utilización de un sistema de gestión de desastres descentralizado, a diferencia de los tradicionales sistemas de gestión centralizados. Esto permitirá a la gente en la zona del desastre poder guiarse a un entorno seguro y al mismo tiempo actuar como “campo de los sensores “para el intercambio de información sobre el evento catastrófico.

“La literatura en el ámbito de la sociología de los desastres indica que las personas en estas zonas no son de ninguna manera  víctimas indefensas.  En su mayoría son personas capaces que actúan racionalmente,  de manera proactiva en forma unida  y de tal modo que resultan una ayuda.  Incluso en tiempos de crisis, son capaces de hacer frente de manera creativa con todas las tecnologías disponibles”, señala Gunawan.

“Estas personas, que son testigos y se extienden a lo largo de la zona del desastre, forman el grupo más numeroso en ese área. Esto significa que  constituyen un recurso de gran potencial para la recogida de información de primera mano sobre el evento catastrófico”.

 Ampliar Navegación y sistema de mapas

Un buen sistema de navegación que proporcione apoyo suficiente y flexible es crucial en estas situaciones, a pesar de los cambios del entorno en la zona del desastre, señala.

El primer estudio de Gunawan fue un experimento de campo con un sistema móvil de navegación que sólo indicaba la dirección del destino y si era necesario proporcionaba instrucciones de navegación elementales.  Los resultados demuestraron que una simple instrucción de navegación en la forma de una flecha  es suficiente con el fin de guiar a las personas a un destino específico.

La información proporcionada por las diferentes personas  tiene que estar agrupada de una manera fiable en un mapa colectivo. Gunawan ha demostrado que un buen mapa se crea permitiendo  las contribuciones individuales que indican la fiabilidad de la información  introducida de foma simple y uniforme.

Simulacro de desastre

Una de las cosas que Gunawan hizo como parte de su investigación fue realizar un estudio de campo exhaustivo  y controlado que simula un desastre en Delft. Un grupo de participantes desempeño diversos papeles (la población afectada y operadores) de forma simultánea en varios lugares (en el escenario y en el centro de información), mientras usaban diferentes ayudas tecnológicas (teléfono móvil, ordenador de sobremesa) y aplicaciones.

“El objetivo de este estudio fue comparar el sistema propuesto con un sistema centralizado tradicional. Los resultados demuestran que el sistema propuesto era superior al sistema tradicional en guiar a la población afectada al destino de forma segura, lo que ayuda a los operadores a realizar un mejor conocimiento de la situación y la reduce la presión de trabajo de los operadores “, dice Gunawan.

“Mi investigación podrían servir de base para la próxima generación de sistemas de gestión de desastres”, concluye.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario